¿Que es la hipertensión arterial?

  • por

La presión arterial se refiere a la presión que la sangre ejerce sobre las paredes internas de las arterias. Las arterias transportan la sangre desde el corazón a otros órganos y partes del cuerpo. «Hipertensión» es el término médico para referirse a la presión arterial alta.

¿QUÉ ES LA PRESIÓN ARTERIAL?

La presión arterial de un individuo se define mediante dos mediciones:

●La presión sistólica es la presión en las arterias producida cuando el corazón se contrae (en el momento de un latido).

●La presión diastólica se refiere a la presión en las arterias durante la relajación del corazón entre los latidos

La presión arterial se indica como la presión sistólica sobre la diastólica (por ejemplo, 120/70 o «120 sobre 70»).

La hipertensión arterial no tratada aumenta el esfuerzo del corazón y las arterias, lo que acaba provocando daños en los órganos. La hipertensión arterial aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca, ataque cardíaco (infarto de miocardio), accidente cerebrovascular e insuficiencia renal.

DEFINICIÓN DE HIPERTENSIÓN ARTERIAL

Las siguientes definiciones fueron propuestas en 2017 por el Colegio Americano de Cardiología/Asociación Americana del Corazón (ACC/AHA); otros grupos de expertos pueden diferir ligeramente en cómo definen la hipertensión y cuándo recomiendan el tratamiento.

Presión arterial normal – Menos de 120 sobre menos de 80.

Presión arterial elevada: de 120 a 129 sobre menos de 80.

Las personas con presión arterial elevada tienen un mayor riesgo de desarrollar hipertensión y complicaciones cardiovasculares; sin embargo, no se sabe que los medicamentos utilizados para tratar la hipertensión sean beneficiosos en personas con presión arterial elevada.

Hipertensión

Etapa 1: 130 a 139 sobre 80 a 89

Etapa 2: Al menos 140 sobre al menos 90

La mayoría de los adultos con hipertensión tienen hipertensión primaria (antes llamada hipertensión «esencial»), lo que significa que no se conoce la causa de la presión arterial elevada. Un pequeño subgrupo de adultos tiene hipertensión secundaria, lo que significa que existe una causa subyacente y potencialmente corregible, generalmente un trastorno renal u hormonal.

Prevalencia de la hipertensión arterial

La hipertensión es un problema de salud común. En Estados Unidos, aproximadamente el 46% de los adultos son hipertensos.

La hipertensión es más común a medida que la gente envejece. En Estados Unidos, por ejemplo, afecta al 76 por ciento de los adultos de 65 a 74 años y al 82 por ciento de los adultos de 75 años o más.

Por desgracia, la presión arterial de muchas personas no está bien controlada. Según una encuesta nacional, la hipertensión estaba bien controlada sólo en el 47 por ciento de los adultos.

FACTORES DE RIESGO DE LA HIPERTENSIÓN

Aunque la causa exacta de la hipertensión primaria sigue sin estar clara, se han identificado varios factores de riesgo. Su riesgo es mayor si:

  • Es mayor (el riesgo aumenta con la edad)
  • Tiene obesidad
  • Tiene antecedentes familiares de hipertensión (es decir, parientes que han tenido o tienen presión arterial alta)
  • Es de raza negra
  • Consume mucho sodio (sal) en su dieta
  • Consume mucho alcohol
  • No realiza mucha actividad física

SÍNTOMAS DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL

La hipertensión arterial no suele provocar ningún síntoma.

DIAGNÓSTICO DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL

La hipertensión suele identificarse a través de los exámenes de rutina. Los expertos recomiendan que las personas de 40 años o más sin antecedentes de hipertensión se sometan a un control de la tensión arterial una vez al año; el cribado debe ser más frecuente en personas con factores de riesgo como la obesidad o los antecedentes familiares, o que hayan tenido una tensión arterial elevada en el pasado. En el caso de las personas más jóvenes sin factores de riesgo, un cribado cada pocos años puede ser un enfoque razonable.

Si su tensión arterial resulta elevada o alta durante el cribado en la consulta, es posible que se le pida que confirme los resultados comprobando usted mismo su tensión arterial en casa. Esto se debe a que, en muchos casos, la presión arterial de una persona aumenta temporalmente cuando se la toma un médico, una enfermera u otro profesional médico en la consulta. Esto se llama a veces «hipertensión de bata blanca». El médico utilizará las lecturas de su control de la tensión arterial en la consulta y los resultados obtenidos en casa para determinar si tiene o no una verdadera hipertensión.

TRATAMIENTO DE LA HIPERTENSIÓN

La hipertensión no tratada puede provocar diversas complicaciones, como enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. El riesgo de estas complicaciones aumenta a medida que su presión arterial se eleva por encima de 115/75, que sigue estando en el rango normal. El tratamiento de la hipertensión puede reducir el riesgo de infarto, ictus y muerte.

Cambios en el estilo de vida: el tratamiento de la hipertensión suele comenzar con cambios en el estilo de vida. Hacer estos cambios en el estilo de vida implica poco o ningún riesgo. Los cambios recomendados suelen incluir:

  • Reducir la cantidad de sal en su dieta
  • Perder peso si tiene sobrepeso u obesidad
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol
  • Dejar de fumar
  • Hacer ejercicio al menos 30 minutos al día la mayoría de los días de la semana

Medicamentos: se puede recomendar un medicamento para reducir la tensión arterial si ésta es alta de forma constante, normalmente por encima de 140/90. Se recomienda el tratamiento con medicamentos para bajar la tensión arterial a algunas personas mayores y a las que padecen aterosclerosis (depósitos de grasa que recubren las arterias, como en la cardiopatía coronaria, el ictus o la arteriopatía periférica), diabetes o enfermedad renal crónica complicada por la presencia de proteínas en la orina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *